domingo, abril 16, 2006

Que cada uno cargue con la suya...

1 comentario:

Ásthar Gómez Frigola dijo...

Aprovechando que coincide con Semana Santa, puedo decir que es una verdadera cruz. La gracia está en que el peso que siente cada uno se puede repartir entre todos aquellos que te ayudan a llevarlo (porque se ofrecen voluntariamente).
Te deseo desde la distancia que tu peso no sea grande, que sea llevadero y que pronto lo puedas dejar atrás, en el camino.